Retroalimentación positiva y la técnica del sándwich, 2 pros y contras

Estos son los temas que trataremos:

Probablemente, todos hemos estado en un lado o el otro de las famosas evaluaciones de desempeño.

El jefe llega al punto de la conversación donde se deben abordar las áreas de mejora. Y al comienzo de la conversación, tu gerente expresa comentarios positivos. 

De hecho, incluso te comentan la gran presentación que has hecho el último trimestre, pero sientes que en cualquier momento va a caer la espada de Damocles sobre tu espalda, cae el comentario y luego volvemos a lo positivo.

Si este tipo de retroalimentación te suena familiar, te han servido un sándwich de retroalimentación positiva y no precisamente para desayunar. Es una técnica muy habitual para dar noticias “poco agradables” y se utiliza mucho en el entorno empresarial. 

Pero aquí está el problema con los sándwiches de retroalimentación: son confusos y posiblemente no sean efectivos. La persona que lo recibe no acaba de tener claro si es importante que cambie su comportamiento o no, ese es el problema. 

Los líderes admiten que usan este enfoque porque se sienten incómodos al dar retroalimentación negativa, para nadie es fácil dar malas noticias. 

Entonces, ¿el sándwich de retroalimentación funciona o no? ¿Deberías usar el método sándwich de retroalimentación en tu empresa? Aquí está todo lo que necesitas saber. 

¿Qué es un sándwich de retroalimentación positiva? 

Un sándwich de retroalimentación es un método de retroalimentación donde la retroalimentación positiva sirve como colchón para la retroalimentación negativa. Por lo general, un gerente o superior brinda retroalimentación positiva. Luego, brindan comentarios críticos o constructivos y cierran con comentarios positivos, es la estructura básica de un sándwich, pan-relleno-pan. El nombre es bastante explicativo por si solo. 

¿Cómo se ejecuta? Vamos a verlo rápidamente.

3 pasos de un sándwich de retroalimentación 

Hay tres componentes, o ingredientes, en un sándwich de retroalimentación. 

  • Paso uno: Elogio. La conversación comienza con comentarios positivos. En este paso, la persona que da la retroalimentación reitera los elogios y lo que está haciendo bien la persona que recibe la retroalimentación. 
  • Paso dos: retroalimentación negativa. Aquí es donde entra en juego el “sándwich”. En medio de la conversación, la persona que da la retroalimentación transmite la retroalimentación negativa o constructiva. 
  • Paso tres: Elogio. Por último, la conversación termina con otra sección dedicada a la retroalimentación positiva. La intención de terminar con elogios es terminar con una buena nota. 

Tómate un momento para reflexionar sobre tu propia experiencia con la retroalimentación, tanto al dar como al recibir. ¿Te ha funcionado bien esto? ¿Qué no ha funcionado bien? ¿Qué te ha ayudado a crecer y aprender? 

Ahora, veamos los pros y los contras de un sándwich de retroalimentación. 

2 pros y contras de un sándwich de retroalimentación positiva

Como la mayoría de las cosas, hay ventajas y desventajas en aprovechar el sándwich de retroalimentación. Esto es lo que necesitas saber, obviamente hay más pero no queremos que estés todo el día leyendo este artículo, sabemos que tienes cosas que hacer, quizás comerte un buen sándwich de verdad.  

Pros

En algunas situaciones, puede suavizar el impacto de la retroalimentación negativa. Una de las principales razones por las que la gente usa el sándwich de retroalimentación es porque suaviza el golpe, por así decirlo. 

En ciertos escenarios, los comentarios positivos pueden ayudar a amortiguar el impacto de los comentarios negativos. 

Pero es importante tener en cuenta que esto realmente solo funciona si las dos partes se comunican claramente. Es importante que ambas partes comprendan bien los estilos de comunicación de cada uno.

Las personas en culturas de bajo contexto tienden a comunicarse con mucha claridad. Por otro lado, las personas en culturas de alto contexto tienden a operar con la suposición de que se entiende el contexto. 

Es un estilo de comunicación que le pide a la gente que lea entre líneas para entender el contexto. A partir de ahí, puedes descifrar el mensaje. 

Si una persona que opera en una cultura de alto contexto está dando retroalimentación a una persona en una cultura de bajo contexto, es probable que el método sándwich de retroalimentación no funcione bien. Los estilos de comunicación y la entrega, si bien se realizan con buenas intenciones, pueden causar fricciones y confusión. 

Tienes que ser altamente consciente de las diferencias culturales dentro de tu empresa si eliges «suavizar» el mensaje.

Seamos realistas, dar retroalimentación negativa es difícil. Y sabemos que no muchas personas se despiertan todas las mañanas emocionadas por dar comentarios negativos a sus subordinados directos.

A primera vista, el sándwich de retroalimentación positiva puede ayudar a la persona que da retroalimentación a facilitar la crítica constructiva. Puede ayudar a aliviar parte de la ansiedad inicial en torno a dar comentarios negativos. 

Básicamente, puede ayudar a la persona que da la retroalimentación a sentirse mejor al dar una retroalimentación negativa.

Contras 

Puede generar más tensión y confusión entre los gerentes y sus empleados directos 

¿Alguna vez has estado en un lío de comentarios positivos y negativos y ha dejado la conversación más confusa que antes? Pues eso.

El enfoque de sándwich de retroalimentación positiva puede ser perjudicial. Está diseñado para influir en los demás sin decirles abiertamente a tus empleados lo que están haciendo. 

Cuando los empleados dejan estas conversaciones sin una comunicación clara y directa , puede crear tensión.

Es más probable que los empleados encuentren la retroalimentación efectiva si la solicitan. El sándwich de retroalimentación positiva  se presta a un enfoque reactivo en lugar de un entrenamiento proactivo. Si estás recibiendo un sándwich de retroalimentación, es probable que no lo haya pedido.

Las cosas que no pedimos por nosotros mismos de primera mano a menudo no se reciben de forma positiva, se sienten como imposiciones.

Es mejor combinar la retroalimentación reactiva con una táctica proactiva y con visión de futuro. 

Si bien la ansiedad inicial de quien da la retroalimentación se puede aliviar con un sándwich de retroalimentación, puede causar más ansiedad a los empleados. 

Tus empleados también son humanos. Pueden responder cuando te sientas intranquilo o ansioso. Y también pueden darse cuenta cuando no estás siendo directo. Saben cuando las cosas no van bien, aunque les regalemos una sonrisa.

Una vez más, es bueno asegurarse de evaluar cada situación caso por caso. Pero ser directo y claro en la comunicación, mientras lideras con empatía, es una forma segura de reducir la ansiedad. 

Es difícil escuchar la comunicación indirecta. Un sándwich de retroalimentación positiva se presta a malos hábitos de escucha, es fácil quedarse o solo con lo positivo o solo con lo negativo.

Un empleado podría abandonar la conversación pensando que todo va bien. Y si ese es el caso, eso significa que probablemente no ajustarán su comportamiento o acciones para adaptarse a esa retroalimentación negativa.

O bien, un empleado puede optar por centrarse únicamente en lo positivo (incluso si escuchó lo negativo).

Fomentar la escucha activa requiere una comunicación clara, directa y amable, todo lo contrario a lo que podemos estar fomentando con estas actitudes.

Comienza a usar comentarios efectivos de verdad

La retroalimentación crítica puede ser difícil de comunicar, esta claro que a nadie  le gusta dar “noticias amargas”. 

Si bien puede ser tentador usar un sándwich de retroalimentación positiva, es importante entender qué efecto quieres causar en los demás. 

El desempeño de tus empleados depende de la confianza, la seguridad psicológica y una cultura centrada en valores sólidos. 

Con tantos métodos de retroalimentación y técnicas de retroalimentación, tienes muchas opciones y puede ser difícil elegir. 

Pero también es relevante fomentar un sentido de pertenencia y ser consciente de los sentimientos personales, la cultura y mucho más. Los miembros de tu equipo son seres humanos y las malas noticias para los humanos no siempre son fáciles de escuchar. 

Es por eso que es de vital importancia encontrar empleados alineados con nuestra visión y que sean piezas que encajen perfectamente en nuestra empresa. 

Si está listo para encontrar las piezas perfectas para tu puzzle empresarial, considera Affinis.

Deja que te ayudemos a crear un tejido empresarial sólido y que tu empresa funcione con la precisión y exactitud que mereces, contacta con nosotros y empecemos a crear juntos.

¿Te gusta el artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkedin
AFFINIS

¿Eres tú el problema?

Vamos a imaginar un primer problema, estás planteando un nuevo proyecto y haces una reunión de equipo para comentarlo. En el transcurso de la reunión,

Leer más »