La importancia de las buenas relaciones en el trabajo

Estos son los temas que trataremos:

¿Te imaginas tener en tu empresa un responsable de felicidad, encargado de que cada trabajador estuviera mimado y cuidado? ¿Te gustaría poder tener relaciones de trabajo, de confianza y seguridad?

Suena a sueño ¿Verdad? Pues quizás no está tan lejos de lo que crees.

Una nueva realidad es posible

Estas son solo algunas de las iniciativas que han puesto en marcha empresas tan importantes como: LinkedIn para asegurar el bienestar de sus trabajadores, conscientes de que un equipo feliz hace una empresa eficaz y productiva.

Lamentablemente, esto no ocurre en todas las compañías, ya que depende del estilo de dirección de la misma, pero aun así siempre hay cosas que podemos poner de nuestra parte para poder disfrutar más del trabajo.

Siguiendo esta línea, uno de los aspectos más relevantes es poder generar un ambiente de trabajo positivo, estableciendo relaciones sociales de calidad con nuestros compañeros. 

Debemos tener en cuenta que con ellos compartimos: espacio, proyectos y preocupaciones durante horas y horas; y por ello, es muy importante construir un entorno saludable y agradable en el que sentirnos bien.

Los resultados no solo serán positivos para ti: tanto tus compañeros como la empresa en general se beneficiarán de que te sientas cómodo y unido al equipo, necesidad más que crucial en empresas competitivas. 

Lo más habitual es fomentar este tipo de relaciones llevando las famosas actividades de teambuilding, esto está genial, pero el mayor impacto se produce en las pequeñas interacciones diarias.

Hacer eventos puntuales es una buena iniciativa, pero el bienestar se construye basándonos en las pequeñas interacciones diarias de manera acumulada.

El pasado mes de junio una relevante consultora realizo una encuesta a 640 profesionales.

El objetivo era averiguar cómo diferentes sectores se relacionan con sus compañeros en el trabajo.

Se obtuvieron conclusiones muy interesantes que demuestran que la línea que separa lo personal de lo profesional cada vez es más delgada y no necesariamente es algo negativo, sino todo lo contrario.

Relaciones en el trabajo como señal de calidad

Las relaciones más cruciales se generan entre los compañeros más cercanos o como se conoce en inglés coworkers. Según el estudio, en España el 63% de los empleados mantienen contacto directo con sus compañeros fuera del entorno laboral.

Además, un 50% no lo hace por temas relacionados con el trabajo. Más allá de esto, un 39% realizan juntos actividades de ocio después del trabajo y el 17% queda durante el fin de semana. Es más: ¡el 11% afirmaron irse de vacaciones con sus compañeros!

Son datos realmente interesantes y que nos dejan ver que el trabajo está cobrando mucha importancia en el bienestar personal y viceversa.

Todo no podían ser buenas noticias, encontramos que pese a que hay grandes esfuerzos por crear estructuras de liderazgo más horizontales, la distancia entre empleados y jefes sigue siendo relevante.

El 36% de los empleados afirman tener contacto directo con su gerente fuera del horario laboral y solo el 18% consideran que su jefe es “amigo”. 

Parece que por mucho que se fomenten los espacios colaborativos y el trabajo en común para que los equipos se complementen entre sí, aún se aprecian algunas barreras.

Otro tema a debatir sería tener en cuenta hasta que punto estás distancias son realmente necesarias para garantizar el buen funcionamiento de las organizaciones

Estarás de acuerdo con nosotros en que este es sin duda un tema muy interesante para debatir en un futuro cercano. 

Cuestión de edad o actitud

Está claro que la edad, las obligaciones familiares o las responsabilidades en el trabajo son factores que influyen para intimar con los compañeros o preferir pasar tiempo con otras personas. Así, el 35% de las personas mayores de 35 años dedica tiempo de ocio después del trabajo a sus compañeros y, en cambio, un 54% de los menores de esta edad prefieren invertirlo ese tiempo con otros amigos

Hay que tener en cuenta que las personas mayores de 35 años quizás tienen más obligaciones con lo que mantener relaciones con sus compañeros de trabajo quizás es más fácil a nivel logístico

La empatía del jefe

Está muy de moda el término ‘gente tóxica’, es decir, gente dañina, negativa, siempre viendo el lado malo de las cosas; pero también alguien tóxico es alguien envidioso, cizañero o que ‘lleva y trae’ chismes o cuentos falaces o distorsionados de un lado a otro. 

O peor, gente tóxica es quien presta oídos a este tipo de rumor dentro de la empresa, yendo entonces a comentarlo en la cafetería, en los talleres o entre los compañeros.

Es importante tener en cuenta que existen personas con este tipo de perfil y que pueden llegar a entorpecer y mucho las relaciones positivas en el entorno laboral.

Las empresas suelen deshacerse en forma casi natural de este tipo de personas, pues no duran en los trabajos, dada la reputación que se granjean. 

Pero y que pasa cuando el jefe es precisamente esa persona tóxica, ¿Que impacto tiene eso en las relaciones laborales?

Un jefe tóxico es aquel que hace comparaciones en público, deja en evidencia o pone en una situación incómoda a sus empleados.

El que siempre está enfatizando en los rasgos negativos y no comparte ningún tipo de feedback positivo para su equipo. 

O quien mezcla asuntos laborales con otros ajenos; o quien no tiene un manejo adecuado de sus emociones y entonces grita o se muestra prepotente y cerrado a críticas o sugerencias. 

Por el contrario, el líder o buen gerente escucha pacientemente, analiza, toma en cuenta sugerencias, por tanto, estimula la participación, favoreciendo la empatía y el sentimiento de importancia entre los suyos.

¿Es realmente tan importante?

Sin ninguna duda, la posición del líder es la que puede marcar las dinámicas que se generan dentro de un equipo de trabajo y es la persona que mayor impacto emocional genera en los trabajadores.

Consecuencias positivas de las buenas relaciones en el trabajo

No cabe duda de que un buen ambiente en el espacio de trabajo fomenta la productividad de los trabajadores y esto beneficia en las dos partes, empresa y los propios empleados. 

De hecho, el 93% de los entrevistados consideraron que una buena relación con los compañeros y con el jefe mejora el rendimiento.

Está claro que el bienestar y la satisfacción del empleado son los verdaderos motores del trabajo eficaz.

Realmente estos datos no son una novedad e incluso es algo que todos por lógica podríamos haber dicho. 

A esta lógica le acompañan cada vez más eventos o actos internos que cada vez toman mayor relieve como: fiestas de Navidad, fiestas de cumpleaños, excursiones u otras actividades que fomenten el teambuilding. 

De hecho, el 30% de los encuestados comentó que esos eventos eran momentos en los que aprovechaban para acercar a sus familiares y sus compañeros de trabajo y las líneas que separan lo profesional y lo personal se estrechaban.

En un mundo cada vez más cambiante es tremendamente importante empezar a crear culturas de empresas centradas en su principal motor, las personas. 

Es por eso que las empresas más que nunca necesitan crear equipos sólidos, estables y que encajen perfectamente como los mecanismos de un reloj suizo.

Desde Affinis somos expertos en encontrar a las personas ideales para tu organización, si quieres crear equipos de trabajo estables, productivos y felices, no lo dudes, contacta con nosotros

¿Te gusta el artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkedin
AFFINIS

¿Eres tú el problema?

Vamos a imaginar un primer problema, estás planteando un nuevo proyecto y haces una reunión de equipo para comentarlo. En el transcurso de la reunión,

Leer más »