Razones por la que a un líder le cuesta pedir ayuda

Estos son los temas que trataremos:

Si estás en una posición de líder, puede ser muy difícil pedir ayuda; sin embargo, pedir ayuda es un factor clave para tener éxito. He aquí algunas razones por las que es difícil, y cómo hacer las cosas más fáciles si estás luchando con este tema:

  • Si no se tiene cuidado, pedir ayuda puede parecer una debilidad.
  • Los líderes que dan la impresión de ser débiles no tienen a nadie que los siga.
  • La mejor manera de pedir ayuda sin parecer demasiado vulnerable es enmarcar tu petición en términos de cómo la otra persona se beneficiaría de tu ayuda.

No quieren parecer débiles a los ojos de sus compañeros o su jefe/empleados.

Los líderes que son reacios a pedir ayuda cuando la necesitan pueden tener dificultades para hacerlo, porque no quieren parecer débiles a los ojos de sus compañeros, colegas o su jefe/empleados. Todo es cuestión de percepción y los líderes quieren ser vistos como fuertes y capaces. No quieren parecer que no controlan su trabajo. Quieren dar la impresión de que pueden manejar cualquier cosa que se les presente y que son capaces de resolver los problemas por sí mismos.

Su orgullo se interpone.

  • Su orgullo se interpone en el camino.
  • El orgullo es una de las principales razones por las que a un líder le resulta difícil pedir ayuda.
  • El orgullo es el sentimiento de placer y satisfacción que proviene de lograr algo bueno.
  • El orgullo también puede ser una razón para no pedir ayuda.

Pedir ayuda puede hacerles sentir como un fracaso.

Pedir ayuda puede hacerles sentir como un fracaso. Para los líderes, este es un gran problema. Pedir ayuda puede parecer como admitir la derrota y darse por vencido porque no es capaz de hacer su trabajo. Sin embargo, no es así. Un líder que pide ayuda no está admitiendo el fracaso o la derrota. Por el contrario, está pidiendo ayuda para completar su trabajo de manera que se haga (o se haga de manera más eficiente). Esto no significa que no entienda lo que hay que hacer o que no sepa cómo hacer su trabajo. Lo que sí significa es que otra persona puede ser más adecuada para la tarea en cuestión o tiene más experiencia en ella que él/ella. Y eso no tiene nada de malo. No todo el mundo sabe hacer todo y reunir un equipo de personas que tengan diferentes áreas de experiencia te permitirá hacer el trabajo mejor y más eficientemente que si intentaras hacerlo todo tú solo.

No quieren admitir que tienen algunos vacíos que necesitan ser llenados.

Con la mentalidad de «superhéroe» que suelen tener los líderes, sienten que su trabajo es saberlo todo sobre su campo. Si no saben algo, lo aprenden de inmediato o encuentran a alguien que lo sepa. Los líderes que tienen una mentalidad fija son más propensos a cometer este error que los que tienen una mentalidad de crecimiento, ya que sienten que deben hacerlo todo ellos mismos y que pedir ayuda es una indicación de debilidad.

Porque creen que les hace parecer débiles y poco seguros de sí mismos.

Puede ser porque piensan que les hace parecer débiles e inseguros de sí mismos.

Si no pides ayuda, no puedes mejorar.

¿Qué pasa si alguien pide ayuda? ¿Le hará parecer débil o le hará parecer fuerte?

Pedir ayuda es un signo de fortaleza, no de debilidad. Hay que tener mucho valor para admitir que se necesita ayuda.

Pedir ayuda no es un signo de debilidad, sino de fortaleza. Demuestra que tienes la capacidad de reconocer que hay cosas en tu vida que no funcionan y que, en lugar de castigarte por ello, acudes a los demás y les pides ayuda.

Los líderes que piden ayuda son «débiles»

Aunque hay muchos modelos de liderazgo entre los que elegir, la mayoría de los líderes tienen un conjunto de valores y creencias comunes:

  • Los líderes dan poder a los demás
  • Los líderes predican con el ejemplo
  • Los líderes admiten sus errores y piden ayuda.

Pedir ayuda no es un signo de debilidad. De hecho, es todo lo contrario: es un signo de fortaleza. Pedir ayuda es un ejemplo de transparencia y autenticidad. La gente te respetará más si pides ayuda que si intentas actuar, como si lo supieras todo, sobre todo.

Como líder cuesta reconocer que no eres perfecto

Otra razón por la que es difícil para un líder pedir ayuda es porque siente que al hacerlo está admitiendo que no lo sabe todo y que su propia credibilidad está comprometida.

Desgraciadamente, cuando los líderes se sienten así, no entienden nada. El hecho es que los líderes son humanos, no perfectos. Los humanos cometen errores, los humanos se equivocan a veces. Por lo tanto, como seres humanos que dirigen a otros en diversas capacidades y situaciones, necesitamos entender lo que significa ser un buen líder para tener éxito. También significa que tenemos que entender que pedir ayuda puede aumentar nuestra credibilidad porque estamos siendo honestos y auténticos con nosotros mismos y con los que nos rodean, al admitir que no lo sabemos todo y al pedir ayuda cuando es necesario.

Pedir ayuda puede hacer que parezca que no lo sabes todo, o que eres incapaz de hacer algo por tí mismo.

Pedir ayuda puede hacer que parezca que no lo sabes todo o que eres incapaz de hacer algo por ti mismo. En otras palabras, pedir ayuda puede generar una sensación de incompetencia por tu parte.

Sin embargo, reconocer que no lo sabes todo es un signo de madurez y fortaleza. También es un signo de fortaleza pedir ayuda cuando la necesitas. Y es un signo de debilidad evitar pedir ayuda cuando la necesitas. De hecho, diríamos que pedir ayuda es un ejemplo de fuerza de liderazgo por derecho propio, no de debilidad en absoluto.

Los líderes que piden ayuda pueden perder poder e influencia a los ojos de las personas que los rodean.

Es difícil pedir ayuda.

Pedirla significa admitir que no sabes la respuesta y que no puedes hacerlo solo, lo que da miedo y resulta incómodo dentro de tu propia mente, y mucho más delante de los demás. Es fácil sentirse vulnerable y arriesgarse a perder credibilidad o ser visto como incompetente cuando se admite lo que no se sabe o no se puede hacer.

Es difícil porque tienes que dejar de lado tu ego y encontrar personas o empresas en las que confiar.

Pedir ayuda puede ser difícil porque, como líder, tienes que dejar de lado tu ego y aceptar que no puedes hacerlo solo. También debe averiguar cómo encontrar a alguien que esté dispuesto a ayudarle y, al mismo tiempo, asegurarse de que le proporcionará una solución de calidad dentro de los parámetros presupuestarios establecidos. Este proceso puede ser bastante complicado y estresante.

Por supuesto, es bastante fácil decir «todo esto es difícil», pero es más útil -y satisfactorio- pensar en acciones concretas que nos permitan superar estos retos. Con un poco de esfuerzo, cualquiera puede aprender a pedir ayuda de la forma más eficaz posible; solamente tenemos que estar dispuestos a comprometernos plenamente y creer que somos capaces de hacer grandes cosas.

Pedir ayuda es difícil, pero es necesario

Pedir ayuda es difícil, pero necesario. Es un signo de fortaleza y liderazgo. Pedir ayuda es parte de ser un buen líder, y es una señal de que estás dispuesto a aprender y mejorar, por eso desde Affinis queremos ayudarte a que tu empresa encuentre el mejor talento para crecer juntos, no lo dudes y contacta con nosotros

¿Te gusta el artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkedin
AFFINIS

¿Eres tú el problema?

Vamos a imaginar un primer problema, estás planteando un nuevo proyecto y haces una reunión de equipo para comentarlo. En el transcurso de la reunión,

Leer más »