El agotamiento y como cambiar de tareas te puede ayuda

Estos son los temas que trataremos:

La OMS lo llama agotamiento, sentimientos de desconexión y reducción de la productividad y eficacia profesional. Nosotros lo llamamos estar en el punto de la gota que colma el vaso.

Por desgracia es un “fenómeno organizacional”, el agotamiento es algo que se puede prevenir, pero todos corremos el riesgo de experimentarlo, nadie está a salvo.

Una de las formas sorprendentes de evitar el agotamiento es agregar estructura, aunque parezca contradictorio, a tu día y concentrarte en hacer una transición deliberada de una actividad a la siguiente para no llevar tu trabajo a tu vida personal y tu vida personal, a tu trabajo. 

Es decir, lo que comúnmente llamaríamos “saber desconectar”

Parece una tarea verdaderamente imposible cuando nos paramos a pensar la cantidad de trabajo y de cosas pendientes que tenemos por hacer, pero es posible y en este artículo te vamos a dar herramientas para lograrlo.

¿Se puede lograr equilibrio entre salud física, mental, emocional y el estrés que supone el mundo laboral?

Vamos a verlo

Combate el agotamiento con estrategia y estructura

Incluso si cada día parece diferente para ti, es importante construir una estructura en tu día para que puedas moverte activamente de una tarea a otra sin sentirte abrumado o con exceso de trabajo, esa sensación de, no llego a todo.

La multitarea es inevitable a veces, pero es una solución poco efectiva y a corto plazo, es mucho mejor crear bloques de tiempo en los que pones la totalidad de tu foco en la tarea que te has propuesto realizar. Vísteme despacio que tengo prisa. 

Todo consiste en priorizar para poder liberarte tiempo para lo realmente fundamental, tiempo con tu familia, ejercicio físico, descansar, asistir a terapia o lo que necesites. 

Según David Rabin, MD, PhD, psiquiatra, neurocientífico , el agotamiento suprime nuestro sistema nervioso, es decir, nuestra capacidad de ser productivos en el trabajo, de crear, de dormir bien, de reproducirnos y de construir cosas significativas. ¿Importante verdad?

Para evitar el agotamiento, el Dr. Rabin recomienda agregar las siguientes tareas a tu día y además explica cómo puede ayudarte:

  • Comienza tu día con una tarea energizante. Esto podría incluir hacer la cama, hacer un ejercicio de respiración o meditar. Nuestros cuerpos aman la rutina, particularmente la rutina que enriquece nuestras vidas y cuanto más creamos estructura en nuestras vidas, más espacio creamos para concentrarnos y recuperarnos.
  • Crear un espacio de trabajo confortable. Tu zona de trabajo va a ser un lugar donde vas a pasar muchas horas, es interesante que te crees un microclima en el que te sientas conectado/a y en calma. 
  • Toma descansos para alimentarte correctamente. A veces necesitamos oxigenar cuerpo y mente para poder cargar las pilas, un descanso a tiempo es una victoria para el día al completo.
  • Apaga tu pantalla. Cuando termines el día, asegúrate de apagar las pantallas, no dejes que nada te cause ansiedad, estrés o te haga perder la atención de lo importante, las personas con las que compartes tu tiempo o las actividades que disfrutas hacer. 

Ayuda a tu cerebro a entender que estás cambiando de labor, quizás cambiar de posición, abrir una ventana , mover la pantalla. Cualquier estímulo que le haga entender a tu cerebro que se está produciendo un cambio te ayudará a transicional mejor de una faena a otra. 

Tus emociones tienen mucho que decir 

No importa cuán ocupado esté tu día, intenta ser consciente de tus emociones a medida que las siente y encuentra formas activas de abordarlas para que esos sentimientos no se acumulen.

Te recomendamos llevar encima un pequeño diario emocional, es un hábito tremendamente poderoso.

Puedes dar un paseo corto, hacer yoga, llamar a tu terapeuta o simplemente sentarte solo y relajarte. Necesitamos respirar de verdad , de manera consciente durante el día para relajarnos y oxigenar nuestro cuerpo. 

Cómo realizar una respiración consciente

Te vamos a proporcionar tres pautas sencillas para poder empezar a aplicar una respiración consciente a tu rutina habitual, cuando esos picos de estrés hagan acto de presencia. 

  • Inhala durante 5 segundos
  • Mantén el aire en tus pulmones durante 2-3 segundos
  • Exhala durante 7-8 segundos y nota la relajación que se genera.

A menudo infraestimamos el gran poder que tiene la respiración para calmarnos, pero es una de las maneras más efectivas y sencillas de recuperar el control y no dejar que el estrés y las hormonas como el cortisol tomen el control de la situación. 

Date un respiro

Para todos nosotros, la estructura es fundamental, pero también lo es la flexibilidad. Si no dedicas tiempo suficiente a los descansos, es posible que se te acabe el tiempo y no los consigas nunca, no lo olvides, siempre, siempre habrá faena por terminar. 

Esto es especialmente cierto para los padres. Que muchas veces no dedican el tiempo suficiente a recuperar fuerzas y relajarse como necesitan. 

“Encontrar el equilibrio entre el trabajo y la crianza requiere reflexión y estrategia. Es importante que los padres recuerden ponerse la máscara de oxígeno emocional primero antes de atender las necesidades de sus hijos”, dice Aimee Martinez, PsyD. Y no podríamos estar más de acuerdo con ella. 

Cualquier persona que esté luchando por recuperar su tiempo para sí mismo, es muy recomendable hacer una revisión del horario personal y laboral, para poder coordinarlo en ambos aspectos de nuestra vida con las personas implicadas.

Empieza ya a programar tus descansos, nos lo agradecerás. 

“Trate de elegir momentos específicos del día y respétalos”, es tu momento de respirar, sin respirar no podemos vivir.

Incluso si no tienes 30 minutos o una hora, puedes encontrar algunos minutos para tomar descansos, incluso mientras estás haciendo otra cosa. Una respiración consciente no requiere de gran preparación ni materiales, practícala a menudo y verás que gestionas mejor el estrés y tus emociones.

El agotamiento te habla

Cuando ya estamos abrumados y agotados, nuestro cerebro se opone al cambio porque el cambio es nuevo y diferente, por lo que pensar en cambiar nuestras viejas rutinas menos saludables o esforzarnos en una técnica de recuperación es legítimamente muy difícil, pero o aprendemos a gestionarlo o el estrés nos llevará a un punto de gran riesgo para nuestra salud. 

El ejercicio, la nutrición, la respiración y la vida saludable permiten un mayor empoderamiento y control de una manera mucho más libre y sostenible, no necesitamos nada más fácil ni más potente, hábitos poderosos. 

En AFFINIS somos conscientes de que aprender a rodearse de un equipo de talento no es tárea sencilla, que requiere de tiempo y esfuerzo. Es por eso que nos encantaría ayudarte a lograr esos descansos en tu día reduciendo tu carga de trabajo. Contacta con nosotros y te ayudaremos encantados. 

¿Te gusta el artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkedin